Entre los partidos con más postulantes que realizaron estas contrataciones está el Partido Republicano, el PDG, la DC y Renovación Nacional.

Un reportaje publicado por el Centro de Investigación Periodística (Ciper), reveló que al menos 40 candidatos al Consejo Constitucional contrataron a familiares en sus campañas como consejeros. Todos serían personas naturales y cuatro de los postulantes terminaron siendo elegidos para ocupar el cargo: “dos republicanos, un PS y un independiente”, detalla el artículo.

El medio de comunicación revisó las rendiciones de campañas y en la nómina de los 40 candidatos aparecen cuatro partidos que registran el mayor de número de casos. El Partido Republicado, por ejemplo, tuvo nueve candidatos que contrataron a familiares, lo mismo ocurrió con ocho postulantes del Partido de la Gente (PDG), siete de la Democracia Cristiana (DC) y cinco de Renovación Nacional (RN).

En tanto, los montos más relevantes por contrataciones de familiares por partido son los siguientes:

  • Partido de la Gente: $22,1 millones
  • Partido Republicano: $14,4 millones
  • Renovación Nacional: $11,4 millones
  • Partido Demócrata Cristiano: $11,4 millones
  • Partido Socialista: $10,9 millones
  • Unión Demócrata Independiente: $5 millones
  • Revolución Democrática: $3,2 millones 

Entre los familiares que aparecen en el listado revelado por Ciper, figuran dos hermanos del consejero constitucional del Partido Republicano, Jorge Ossandón Spoerer. Ambos fueron contratados con cargo al reembolso del Servel, emitiendo boletas por una suma total de $3,1 millones, por diseño y administración de la campaña, respectivamente. Entre las filas del partido de extrema derecha, también aparece Sebastián Parraguez González, quien le pagó a su cuñada por servicios de brigadista $933 mil. 

Por otro lado, en los escaños del Partido de la Gente que incurrieron en las mismas prácticas está Susana Verónica Pacheco Marcos. Ella contrató los servicios de un primo como jefe de campaña, lo que le significó un ingreso total de $1,3 millón ($433 mil mensuales).

El candidato del Partido Socialista, Miguel Littin Cucumides, contó con los servicios de una sobrina y de un primo, quienes fueron administradora electoral y jefe de campaña. Littin les pagó $6,3 millones y $4,5 millones, respectivamente. 

La lista de candidatos no termina ahí, Yorka Elisabeth Quinteros Pérez, militante de Revolución Democrática, contrató a su hermano como asesor y jefe de campaña. Quinteros aseguró a Ciper que los $3 millones que canceló a su consanguíneo fueron cubiertos con reembolso. 

En cuanto a Renovación Nacional, Daniela Castro Araya, contrató a su hermano por un monto cercano a $1,3 millón, para trabajar en la página web de la candidatura.

La investigación estableció que la mayoría de los reembolsos ya fueron pagados, aunque hasta el pasado 29 de septiembre el Servel todavía podía aceptar o rechazar las cuentas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *