El líder republicano, José Antonio Kast, señaló que en estos últimos cuatro años, “Chile ha sufrido un daño gigantesco y costará muchas décadas repararlo, pero que se cierra una etapa triste de nuestra historia”.

Aún no se cerraban todas las mesas y el ambiente de derrota se sentía en la mayoría de las oficinas de los partidos políticos del “A favor”, es más, la indumentaria con la que se pensaba celebrar la victoria fue desmontada del lugar donde se iba celebrar el triunfo dicha alternativa. 

Quien confirmó los primeros resultados (negativos) fue el presidente de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Javier Macaya. “Reconocemos los resultados”, dijo, y agregó que son “una muestra del cansancio constitucional que tiene nuestro país”. 

“La ciudadanía tomó una decisión. Se ratifica por segunda vez la constitución vigente. Nosotros vamos a impedir con toda nuestras fuerzas que la izquierda persista en el ánimo de fundar Chile”, precisó. 

Junto con Macaya, la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, salió a expresar su postura ante el resultado.  “Se ha puesto fin a cuatro años de incertidumbre. Mientras tanto, el país ha empeorado en delincuencia, economía, salud y, especialmente, convivencia”, dijo esta tarde a través de su cuenta de X.

La jefa comunal instó a que “a partir de mañana, todos debemos abocarnos a unir a Chile y a solucionar los problemas cotidianos que afligen a nuestros compatriotas”.

En tanto, desde Evópoli, la actual presidenta del partido, Gloria Hutt, aseguró que todavía queda por entender “las razones por las que las personas votaron como lo hicieron». 

Parte de los argumentos que entregó Hutt, apuntaron que “la ciudadanía rechazó una propuesta constitucional radical de izquierda”, y que la rechazada hoy, “fue percibida como una constitución que tenía alguna marca identitaria más bien de derecha”. Lo que, según su criterio, “indica que el centro no ha recibido la respuesta”. 

Nadie “puede celebrar”

“Hace algunos meses, en este mismo lugar, nos juntamos para hablar sobre los resultados del 7 de mayo. Partí mi discurso diciendo que no había nada que celebrar. Algunos me decían: ¿cómo que no hay nada que celebrar? Hoy, repito lo mismo, no hay nada que celebrar”.

Con tales palabras el líder del Partido Republicano, José Antonio Kast, reconoció la derrota del “A favor” ante miles de personas. 

No obstante, fue enfático en decir que al igual que su sector —que no podrá celebrar nada—, “el Gobierno y la izquierda” tampoco lo podrán hacer. 

Según Kast, el nulo festejo, emerge a raíz del “daño que ha sufrido Chile en los últimos cuatro años, que es gigantesco y costará muchas décadas repararlo». 

Para el excandidato a la presidencia, “hoy se cerró una triste etapa de nuestra historia. Etapa que comenzó con un estallido delictual, insurreccional, que desestabilizó nuestra institucionalidad y nuestra convivencia. Y que termina esta noche con una masiva y contundente manifestación democrática que cierra este ciclo de discusión constitucional.

Asimismo, hizo énfasis en la actual situación del país. “Esta voluntad de los chilenos nos permitirá comenzar a terminar con la incertidumbre y comenzar a recuperar la esperanza, el orden, la paz y el progreso que hemos perdido”

Por último, indicó que el “resultado no es significativo para millones de chilenos, porque la constitución no les va a cambiar sus vidas de un día para otro y tampoco va a resolver las urgencias que tienen. Los chilenos viven la inseguridad y la incertidumbre se ha agudizado hasta el extremo y experimentan como nunca antes el miedo. Miedo es lo que reina hoy día entre muchos compatriotas. Temen por la amenaza del narcotráfico, la delincuencia y la violencia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *